¿Cómo puedo salir primero en Google?


Las ventas de tu empresa pueden incrementarse si te ven primero en un buscador

Alan Valdez

Guadalajara,  México (1 noviembre 2010).- El que te busca… ¿te encuentra?
O aun si la competencia no es tan abundante, como en el caso de Juan Pérez, un solo competidor bien posicionado puede mandarte fácilmente a la segunda o tercera página de resultados (como es el caso de este servidor, que resulta tener por tocayo a un fisicoculturista cuyos resultados ocupan las primeras dos páginas).

Aunque para el usuario común salir en la primera página de los resultados de Google puede ser pura cuestión de vanidad, para las empresas puede ser cuestión de vida o muerte financiera. Una empresa que ocupe la posición número uno en la lista de resultados de Google, recibirá el doble de clicks que la que está en el lugar dos. Una empresa que ocupe el lugar once, mientras tanto, recibirá aproximadamente el uno por ciento de la atención.

No es de extrañar, entonces, la proliferación de empresas que ofrecen técnicas para mejorar tu posición ante el buscador. Algunas llegan al grado de garantizar una posición en la primera página de resultados. Así que la pregunta de hoy es: ¿pueden estas empresas cumplir lo que prometen?

Idealmente, antes de responder a esa pregunta, tendríamos que estudiar a la que se esconde detrás: ¿en qué se fija Google para decidir quien va primero y quien va después en la lista de resultados? Las reglas exactas que determinan a la posición de los sitios son un secreto industrial, pero la empresa afirma que sus decisiones se basan en más de 200 señales diferentes. De estas, la más conocida es la llamada “PageRank”, que determina la importancia de una página mediante un conteo de las otras páginas que se enlazan con ella. Las palabras clave que usas, la antigüedad de tu sitio y la reputación de los sitios con los que te conectas también están entre los 200 factores que determinaran tu importancia ante los ojos del motor de búsqueda.

Entonces la pregunta original debe ser replanteada. Para saber si la promesa de llevarte al lugar número de Google puede ser cumplida, hay que ver las herramientas que se pueden usar para manipular a los 200 factores que determinan a las decisiones de Google.

El arte y ciencia de mejorar tu posición en los resultados de la búsqueda tiene un nombre: SEO, como abreviatura de Search Engine Optimization, u Optimización de Motores de Búsqueda. Esta disciplina esta “emparentada” en buena medida con las técnicas de hackeo. De ahí que, al igual que los hackers (y los vaqueros) los especialistas en SEO se dividan a grandes rasgos en dos grupos: los SEO de sombrero blanco y los de sombrero negro. Y si uno promete llevarte al primer lugar de Google en un mes, lo más probable es que sea un SEO negro.

En las películas de vaqueros, los buenos llevaban sombrero blanco y se portaban honorablemente. Los malos llevaban el sombrero negro, y estaban dispuestos a usar todo tipo de trucos sucios con tal de salirse con la suya. Con el SEO sucede igual.

Por ejemplo: Google se da cuenta cada vez que un sitio pone un link a tu sitio, y lo considera como un “voto” que indica que tu sitio es importante e interesante. Un SEO de sombrero blanco te dice cómo hacer que tu sitio realmente sea más interesante y más relevante para los usuarios, y le dará difusión. A medida que los usuarios se den cuenta de que tu sitio es bueno, pondrán links hacia ti en sus páginas y Google te irá subiendo de lugar. Sin embargo, ese proceso podría tardar meses o incluso años aún si haces todo perfectamente. Los SEOs de sombrero negro no tienen paciencia para eso. Ellos comprarían, por ejemplo, cien dominios web para crear cien páginas basura sin ninguna otra razón de ser que enviar links a tu sitio. El objetivo sería engañar a Google, haciéndole creer que cientos de usuarios te consideran importante, aunque en realidad esos cientos de votos provengan realmente de “títeres” tuyos.

Esa clase de trucos a veces funcionan… por un rato. Pero sobra decir que los ingenieros de Google no son tontos. La compañía actualiza constantemente sus métodos para detectar a las irregularidades de este tipo, y normalmente toma venganza: Te pone en una lista negra que te mantendrá lejos, pero muy lejos de los primeros lugares durante una larga temporada. (Puedes encontrar una lista de las técnicas que Google aprueba y prohibe en elnorte.com/tecnicasgoogle.

Cuando los expertos en SEO menos escrupulosos deciden que no pueden engañar a Google, optan por engañarte a ti. Un truco común es el de venderte el número uno en popularidad para términos de búsqueda que nadie usa y que no te van a ayudar. Simplemente, hay términos para los que la competencia está reñida y otros para los que no, pero también hay términos que valen la pena y términos que no.

Por ejemplo, digamos que acabas de abrir una escuela de fútbol infantil llamada “Chirimbiques”. Un experto en SEO que te ofrezca darte el primer lugar para la palabra “futbol”, antes de que acabe el mes va a usar las más negras de las artes negras, o está mintiéndote descaradamente y prometiéndote lo que no puede cumplir (a menos que creas sinceramente que tu página web va a ganarle en popularidad a la de la FIFA). Por otra parte, un experto en SEO que te ofrezca el primer lugar para la palabra “Chirimbiques” seguramente te va a cumplir, pero está abusando de tu ingenuidad: Nadie más está compitiendo por esa palabra (que acabo de inventar) así que aunque efectivamente ganarás el primer lugar, lo ganarás simplemente por default. Tu primer lugar será bastante ilusorio, sin embargo, por que sólo servirá para que te encuentren las personas que se conectaron a la red para buscar “Chirimbiques”. Esto es, absolutamente nadie.

Por otra parte, un experto en SEO que te ofrezca llegar al número uno para el término “escuela de fútbol infantil en Monterrey” en un lapso de seis meses tiene más credibilidad: te está ofreciendo un término útil pero no demasiado competido, que puede atraerte clientes y que puede alcanzarse en un tiempo razonable, usando solamente técnicas de sombrero blanco.

Conclusión
La conclusión, entonces, es que un experto sí puede ayudarte a ser el número uno ante los ojos de Google, pero no en una semana ni en un mes, y no para cualquier palabra. Si lo que te prometen suena demasiado bueno para ser verdad, procede con cuidado: en la Red, como en los negocios (¿y en el amor?) no hay que confiar del todo en quienes te prometen el Sol, la Luna y las estrellas.

Periodico Reforma 1°noviembre 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s